6 Minutos

Editado clínicamente y revisado por THE BALANCE Equipo
Hecho verificado

Muchas personas que luchan con pensamientos suicidas no piden ayuda, pero eso no significa que no la necesiten. La mayoría de las personas que tienen tendencias suicidas en realidad no quieren morir, simplemente están buscando la manera de terminar con su sufrimiento. En estos casos, el suicidio aparece como un intento desesperado de terminar con un sufrimiento insoportable. 

Una persona suicida a menudo está tan cegada por el dolor, el desprecio por sí misma, el aislamiento y la desesperanza que no puede imaginar otra forma de poner fin a esta o sus luchas. La mayoría de las personas que están considerando el suicidio están en conflicto acerca de terminar con su propia vida porque quieren una alternativa al suicidio, pero es posible que no puedan ver una.

Veamos entonces qué son los pensamientos suicidas y qué hacer en caso de que los tengas. 

La ideación suicida es el pensamiento o una preocupación inusual por el suicidio. La gama de ideas suicidas abarca desde pensamientos fugaces hasta planes de suicidio detallados o un historial de intentos fallidos previos. Puede ser difícil saber cómo manejar la situación cuando un ser querido expresa tener pensamientos suicidas. Si tú o alguien a quien amas está luchando con pensamientos intrusivos suicidas, es vital actuar de inmediato.

Los síntomas pueden variar de persona a persona según la gravedad de los síntomas, la presencia o ausencia de un sistema de apoyo activo y otros factores. La mayoría de las personas que están considerando el suicidio emiten síntomas de advertencia de sus intenciones que nunca deben ignorarse.

Los síntomas de tener pensamientos de muerte pueden incluir los siguientes:

  • Desesperación
  • Depresión
  • Cambios de humor dramáticos
  • Enfado
  • Ansiedad
  • Hablar de querer morir

Es muy importante buscar ayuda y saber qué hacer si tienes pensamientos suicidas. 

  • Evita el uso de drogas o alcohol, ya que pueden aumentar los sentimientos de depresión y pensamientos de muerte. 
  • No guardes los sentimientos suicidas para ti mismo. Cuéntale a un familiar, a un ser querido de confianza o a un miembro de tu comunidad espiritual porque mantener esos sentimientos enterrados dentro de ti solo te dificulta las cosas. 

Muchas veces, no será suficiente hablar con un amigo sobre los pensamientos suicidas. En cambio, es importante hablar con un terapeuta que pueda diagnosticar tu caso y verificar qué tipo de tratamiento necesitas para poder salir adelante. Aquí van algunos ejemplos:

Terapia individual

Puede ser muy útil para las personas que luchan contra los pensamientos suicidas, ya que les brinda la oportunidad de analizar las formas en que la depresión ha afectado sus vidas en un entorno íntimo. Los pacientes hablarán de las posibles causas de sus pensamientos intrusivos suicidas, procesar los desafíos que pueden surgir mientras están en tratamiento y celebrar los éxitos que logran.

Terapia de grupo

La terapia de grupo es uno de los principales tipos de tratamiento que se utilizan en estos casos. Los temas que se discuten y las actividades en las que se participa durante estas sesiones grupales pueden variar entre los diferentes programas específicos para la edad y otros problemas subyacentes, pero suelen ser muy efectivos. 

Terapia familiar

Las sesiones de terapia familiar están diseñadas para ayudar a los pacientes y sus familiares a explorar las formas en que la presencia de los pensamientos suicidas ha afectado la dinámica familiar en su conjunto. También puede servir como un momento para enseñar a los miembros de la familia sobre la ideación suicida, la recuperación y la atención continua, así como para guiarlos en el aprendizaje de las formas en que pueden apoyar mejor a sus seres queridos. 

Evitar los pensamientos intrusivos suicidas es muy importante, ya sea que lo necesitas para ti mismo o para alguien a quien amas. Te dejamos aquí algunos tips y estrategias sobre cómo evitar pensamientos suicidas. 

Sé consciente de los factores desencadenantes

Los desencadenantes son cosas que pueden hacerte sentir peor cuando te sientes triste y varían según la persona. Es posible que descubras que cierta música, fotos o películas te hacen sentir peor. Entonces, es importante mantenerte alejado de estos elementos y buscar compañía de seres queridos si no puedes evitarlo.

Crear un plan de acción en caso de crisis

Puede ayudarte a identificar los factores desencadenantes en tu vida que pueden hacerte sentir mal. Puede serte útil anotar lo que sientes, especialmente cuando no estás bien. Si puedes comprender cuáles son sus factores desencadenantes, puedes controlar mejor tus sentimientos o niveles de estrés. Comparte tu plan de acción de bienestar con su familia o amigos si lo deseas, para que sepan cómo actuar en caso de que sea necesario si tienes pensamientos suicidas.

Un plan de crisis a veces se denomina plan de seguridad. Se debe hacer un plan antes de entrar en crisis y nunca es demasiado tarde para empezar. Es posible que necesites que alguien te ayude a hacer un plan de crisis, como un amigo o un trabajador de apoyo. El objetivo de un plan de crisis es pensar en qué apoyo necesitas cuando está en crisis. 

Puedes anotar los nombres y números telefónicos de personas que podrían ayudarlo. Puede que también te resulte útil incluir las cosas buenas de su vida o las cosas que esperas con ansias como parte del plan. No hay una forma establecida de cómo debe verse un plan de crisis, pero siempre son útiles. 

Manténte alejado de las drogas y el alcohol

El alcohol afecta las partes de tu cerebro que controlan el juicio, la concentración, el comportamiento y las emociones. Beber alcohol puede aumentar la probabilidad de que tengas pensamientos suicidas.

No te alejes de las personas que quieres

Puede que te resulte demasiado difícil hablar con alguien en este momento. Está bien. Pero trata de no pasar demasiado tiempo solo. Puedes ir a un centro comercial, gimnasio, cafetería o parque si no quieres estar a solas con otra persona. Estar rodeado de gente puede ayudarte a mantenerte a salvo, incluso si no saben cómo te sientes.

FAQs

CONSIGUE AYUDA AHORA

Comuníquese con nosotros para hablar con uno de nuestros especialistas. Queremos entender sus problemas para recomendarle cómo nuestro programa de tratamiento residencial personalizado podría ayudarlo.

Un método único

Un concepto exitoso y probado que se enfoca en las causas subyacentes
SOLO UN CLIENTE A LA VEZ
PRIVACIDAD Y DISCRECIÓN
CHEQUEO INTEGRAL
UN PROGRAMA A TU MEDIDA PARA EL TRATAMIENTO DE LAS CAUSAS FUNDAMENTALES
RESTAURACIÓN BIOQUÍMICA
ENFOQUE HOLÍSTICO
TERAPIAS BASADAS EN LAS ÚLTIMAS TECNOLOGÍAS
ASESOR RESIDENTE 24/7
INSTALACIÓN PRIVADA DE LUJO
CHEF PERSONAL Y PLAN DE DIETA

ENFOQUE DURADERO

0 Antes

Enviar solicitud de admisión

0 Antes

Establecer objetivos de tratamiento

1 semana

Evaluaciones integrales y desintoxicación.

1-4 semana

Terapia física y mental continua.

4 semana

Terapia Familiar

5-8 semana

Sesiones de seguimiento post-tratamiento

12+ semana

Actualizar Visitas

Acreditaciones y Medios

 
Focus
SMGP
Somatic Experience
ssaamp
TAA
SSP
DeluxeMallorca
BusinessInsider
ProSieben
Sat1
SEMES
Taff
TechTimes
HighLife
Views
abcMallorca
LuxuryLife
The Times
The Standard
The Stylist
MEG
British Psychology Society
PsychologyToday
COMIB
COPAO
EMDR
EPA
FMH
ifaf
institute de terapie neural
AMF
NeuroCademy
NeuroCare
OGVT
pro mesotherapie
Psychreg
red GDPS
WPA
SFGU