6 Minutos

Editado clínicamente y revisado por THE BALANCE Equipo
Hecho verificado

Como un ladrón en la noche, un ataque de pánico puede ocurrir en cualquier momento y sin razón aparente. Aquellos que los han sufrido entienden que pueden ser una experiencia verdaderamente aterradora: el corazón palpitante, la dificultad para respirar, el sudor febril, todo culmina en una sensación aparentemente ineludible de muerte inminente. 

Los ataques de pánico pueden ser desencadenados por una cantidad de razones, ya sea que entendamos cuáles son esos desencadenantes o no, pero ¿qué sucede exactamente dentro de nuestros cuerpos para que nos sintamos así? En este artículo, te contamos más sobre la ansiedad, sus síntomas, y exactamente qué le sucede al cuerpo en un ataque de pánico para que puedas reconocer los signos. 

Los síntomas de un ataque de pánico suelen ser breves y duran entre 10 y 15 minutos. Algunas personas pueden sentir que están teniendo un ataque al corazón y llamar al 911 debido al susto. El síntoma más importante de un ataque de pánico es sentir una sensación de amenaza inmediata, lo que puede hacer que una persona pida ayuda a gritos o intente escapar de cualquier situación en la que se encuentre, incluso si no es nada amenazante. A algunas personas les puede ocurrir en medio de la calle. 

Los ataques de pánico pueden surgir de la nada (osea que son inesperados) o como respuesta a un desencadenante, como una fobia (entonces son esperados). Durante un ataque de pánico, la respuesta autónoma de lucha o huida del cuerpo aparece y los síntomas físicos suelen ser más intensos que los síntomas de ansiedad común, en el día a día.

¿Qué son ataques de pánico? Son episodios cortos de desesperación que pueden ocurrirle a cualquiera, pero tener más de uno puede ser un signo de un trastorno de pánico. Por el contrario, los ataques de ansiedad casi siempre están asociados con un desencadenante y son mucho menos intensos que los ataques de pánico. 

Algunas personas tienen ataques de pánico frecuentes o regulares; otros pueden experimentar sólo uno o dos en sus vidas. Los ataques repetidos suelen ser un síntoma del trastorno de pánico. Habla con tu médico si crees que puedes estar experimentando crisis de pánico, ya que pueden afectar gravemente tu calidad de vida. 

El aumento de la frecuencia cardíaca (y los temblores)

No puedes morir de un ataque de pánico, pero todos los síntomas juntos pueden hacerte sentir como si estuvieras a punto de sufrir un ataque al corazón (o al menos desmayarte). Eso es porque tu cuerpo se inunda de adrenalina en un momento que aparentemente no tiene sentido: sufres todo el estrés de darte cuenta de que estás a punto de caer por el borde de un precipicio, solo mientras estás sentado en el sofá de tu casa. Entonces, ¿de dónde viene toda esta adrenalina?

Los ataques de pánico pueden ser causados ​​por los intentos de tu cerebro de protegerte de cosas que no quieres enfrentar. Es esencialmente una técnica de distracción, en la que se ve obligado a dejar de pensar en, digamos, el trabajo de 50 páginas que debes entregar en 2 horas. 

Una vez que se libera esa adrenalina, nuestro cuerpo entra en modo de lucha y recurre a uno de los primeros métodos de supervivencia: aumentar su ritmo cardíaco para proporcionar a los músculos y extremidades el exceso de energía (en forma de sangre) que necesitan para mantener a raya el peligro. 

¿El resultado definitivo? La sensación de que tu corazón late con fuerza en tu pecho y está a punto de estallar. Ese torrente instantáneo de sangre también es lo que estimula al sistema nervioso para que aumente el tiempo de reacción, que en este caso tiene el efecto de hacer que las extremidades tiemblen sin control.

El sudor

La misma respuesta de lucha que hace que tu ritmo cardíaco se dispare es la culpable de la sudoración que a menudo experimentas durante un ataque de pánico. Es un efecto secundario de la adrenalina en el torrente sanguíneo: prepara los músculos para el esfuerzo, pero también te hace transpirar. Si bien nadie está realmente seguro de por qué la adrenalina hace que nuestros poros se filtren, un estudio de 2011 sugiere que podría ser un método de supervivencia que desarrollamos para advertir a otros sobre un peligro inminente. 

Durante el estudio, los investigadores encontraron que aquellos expuestos al olor del estrés del sudor de otra persona se sentían más alertas en todos los ámbitos, un estado que podría ayudarlos a detectar a un enemigo entrante que de otro modo podrían haber pasado por alto.

La falta de aliento (y la desorientación)

La respuesta de lucha también es la culpable de la sensación de que no puedes recuperar el aliento. El aumento de la frecuencia cardíaca, y el fuerte flujo de sangre a las extremidades, requiere oxígeno adicional para mantener toda esa sangre oxigenada, lo que hace que sienta dificultad para respirar. 

En un intento de llevar más oxígeno a la sangre, comienzas a hiperventilar. Eso se debe a que terminas exhalando tanto dióxido de carbono de tu sistema que tu cerebro esencialmente sufre una sobredosis de oxígeno, lo que hace que te sientas mareado. A veces, esto incluso afecta la forma en que tu cerebro percibe las cosas, lo que lleva a la sensación de que el mundo comienza a cerrarse sobre ti.

La calma

Si bien los ataques de pánico son solo tu cuerpo tratando de ayudar (y fallando miserablemente), siguen siendo terribles. Afortunadamente, es posible superar esos síntomas si sabes qué hacer. Por ejemplo, puedes comenzar con técnicas de relajación o meditación que te ayuden a mantener la calma durante estos terribles momentos de crisis de pánico

Ahora que ya sabes como es un ataque de pánico, te darás cuenta de que hay varias similitudes entre un ataque de pánico y un ataque de ansiedad. Pero la ansiedad a menudo se desencadena por ciertos factores estresantes y puede desarrollarse gradualmente. Por otro lado, los ataques de pánico pueden ocurrir de forma inesperada y abrupta.

Muchas personas, incluidos los profesionales de la salud, usan los términos ataque de pánico y ataque de ansiedad de manera intercambiable. Pero aunque pueden compartir algunos trastorno de pánico síntomas, no son lo mismo. Aquí debajo te contamos más: 

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Un ataque de ansiedad es difícil de definir, ya que muchas veces se refiere a la ansiedad propiamente dicha pero experimentada en un momento determinado. Aquí van algunos síntomas:

  • Preocuparse excesivamente
  • Angustia sin motivo
  • Miedo a situaciones cotidianas

Quizás la diferencia más significativa es que el ataque de pánico es una condición médica definida. Por otro lado, un ataque de ansiedad es un término coloquial que ha llegado a ser de uso generalizado por parte de las personas. con trastornos de ansiedad para describir períodos elevados de este sentimiento. Otras diferencias incluyen:

  • El ataque de pánico puede aparecer incluso sin nada que lo provoque. Por otro lado, la ansiedad (salvo la crónica), aparece como una respuesta a algo que se percibe como una amenaza para la persona. 
  • Los ataques de pánico también son intensos y disruptivos y, a veces, los trastorno de pánico síntomas físicos son peores que la ansiedad. Una persona puede continuar con su vida normal y sentirse ansiosa, pero no puede hacerlo si está teniendo un ataque o crisis de pánico.
  • Una persona con ataque de pánico puede sentirse fuera de la realidad con mareos y desorientación incluida, de manera repentina y por pocos minutos. La ansiedad, por otro lado, se va construyendo lentamente y se siente por horas e incluso días. 

La mejor manera de lidiar con eso, por supuesto, es evitar llegar a ese nivel de ansiedad en primer lugar. Si experimentas ataques de pánico con frecuencia en el mismo lugar, por ejemplo, en el tren hacia el trabajo o haciendo cola en la tienda de comestibles, distraer tu cerebro del hecho de que está allí nuevamente puede ayudar a evitar que la ansiedad aparezca y haga estragos en tu vida. 

Incluso algo tan simple como escuchar una canción relajante o jugar en su teléfono puede ser suficiente para mantener a raya el pánico. Por supuesto, consultar con un profesional es de vital importancia para identificar el ataque de pánico causas, conseguir un tratamiento efectivo y que pueda ayudar con los síntomas a largo plazo. 

Un método único

Un concepto exitoso y probado que se enfoca en las causas subyacentes
SOLO UN CLIENTE A LA VEZ
PRIVACIDAD Y DISCRECIÓN
CHEQUEO INTEGRAL
UN PROGRAMA A TU MEDIDA PARA EL TRATAMIENTO DE LAS CAUSAS FUNDAMENTALES
RESTAURACIÓN BIOQUÍMICA
ENFOQUE HOLÍSTICO
TERAPIAS BASADAS EN LAS ÚLTIMAS TECNOLOGÍAS
ASESOR RESIDENTE 24/7
INSTALACIÓN PRIVADA DE LUJO
CHEF PERSONAL Y PLAN DE DIETA

ENFOQUE DURADERO

0 Antes

Enviar solicitud de admisión

0 Antes

Establecer objetivos de tratamiento

1 semana

Evaluaciones integrales y desintoxicación.

1-4 semana

Terapia física y mental continua.

4 semana

Terapia Familiar

5-8 semana

Sesiones de seguimiento post-tratamiento

12+ semana

Actualizar Visitas

Acreditaciones y Medios

 
AMF
British Psychology Society
PsychologyToday
COMIB
COPAO
EMDR
EPA
FMH
ifaf
institute de terapie neural
MEG
NeuroCademy
NeuroCare
OGVT
pro mesotherapie
Psychreg
red GDPS
WPA
SFGU
SEMES
SMGP
Somatic Experience
ssaamp
TAA
SSP
DeluxeMallorca
BusinessInsider
ProSieben
Sat1
Focus
Taff
TechTimes
HighLife
Views
abcMallorca
LuxuryLife